Mercadillo del Gato:                              quiénes somos

 

El Mercadillo del Gato es un nuevo concepto de mercadillo efímero o Pop Up.

Alojado en edificios singulares de la capital Madrileña, pero con vocación viajera, incluye a expositores de toda condición y para todos los gustos: moda para toda la familia, complementos, cosmética ecológica, artesanía, joyería, coleccionismo, DIY, moda vintage, decoración, arte... 

Nos hemos propuesto hacerte pasar un buen rato con nosotros en el mejor ambiente: entre amigos. Decoración esmerada y buen rollo para encontrar ese complemento que hará tu look especial o el regalo adecuado para cada momento. 

Síguenos en
 Facebook y en Twitter para estar al día de nuestras fechas y localizaciones y para no perderte ni una de nuestras novedades.

 

¡BIENVENIDO!

  ¿Y por qué se llama "del Gato"?

La pregunta correcta es: ¿por qué a los madrileños se les llama "gatos"?

 

El verdadero apodo de "gato" es aquel madrileño cuyas últimas tres generaciones de padres y abuelos son naturales de Madrid (sino, tan solo es un "minino"...). Pero... ¿por qué  los habitantes de la Villa se les llama "gatos"? No es porque arañen o sean ariscos, sino por una bonita historia, donde destaca la agilidad e intrepidez de un madrileño que asaltó una fortaleza enemiga trepando por su muralla.

 

Cuenta la leyenda que en 1085 Magerit estaba bajo dominio árabe y rodeada de una gran muralla difícil de derribar. El Rey Alfonso VI quería conquistar la Villa y llegó a ella con sus tropas y un grupo de madrileños que se unieron en dicha conquista. Así, un día de mayo al amanecer, se acercaron en silencio a una de sus puertas fortificadas y uno de estos madrileños, utilizando tan solo una daga, escaló la muralla con la misma agilidad que la de un gato. Una vez arriba, quitó la bandera árabe y puso la cristiana, consiguiendo reconquistar la ciudad.

 

Al soldado le apodaron "gato" y el rey, asombrado por su destreza y en honor a esta hazaña, le cambió el apellido por el de Gato, convirtiéndose en una de las familias más ilustres de la ciudad. Después, cuando la historia se convirtió en leyenda, dicho apodo sirvió para denominar a cualquiera que hubiese nacido en Madrid, durante más de tres generaciones. Todavía hoy el "Callejón del Gato" hace referencia a Juan Álvarez Gato, uno de los descendientes del soldado y también poeta de la Corte del siglo XV.

 

Otra leyenda nos cuenta que en la época cristiana había puertas por las que había que pagar tasas o peajes para entrar en la ciudad, por lo que, los más hábiles escalaban el muro como auténticos felinos.

 

También es sabido que los tejados del Barrio de los Austrias eran un buen hogar para estos felinos. Se decía que en Madrid las ratas no entraban porque los gatos las exterminaban.

 

En la actualidad los madrileños tienen muchas características en común con los gatos, ya que ambos son curiosos, discretos y desconfiados, siempre al acecho de lo que pasa y manteniendo las distancias. Por otra parte son muy listos y les encanta disfrutar la vida, tanto diurna (con una buena siesta) como nocturna (con un buen paseo por Madrid), aunque no penséis que todos los gatos son pardos ya que los hay muy caseros y también poco habladores (los gatos, no las gatas).

 

Lo que si tienen todos en común es una cosa: les encanta el Mercadillo del Gato y presumir de él.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
Mercadillo del Gato, 2015

Contacto:

Mercadillo del Gato
 

Correo electrónico: contacto@mercadillodelgato.es


También puedes llamarnos al teléfono: 629041309 (Juan) o bien utilizar nuestro formulario de contacto.

Mercadillo del Gato en redes sociales :

En Facebook: